miércoles, enero 26, 2022
spot_img
InicioEnergíaA pesar de la retórica de la COP26, la producción de carbón...

A pesar de la retórica de la COP26, la producción de carbón de China está alcanzando máximos históricos

La producción de carbón en China ha alcanzado su nivel más alto en años, a pesar de que Pekín prometió reducir progresivamente el uso de este combustible fósil en la cumbre del clima de las Naciones Unidas, en la que los líderes alabaron el nuevo acuerdo climático como una "sentencia de muerte" para la energía del carbón.

China, el mayor contaminador y consumidor de carbón del mundo, produjo 357 millones de toneladas de carbón en octubre, un nivel no visto en seis años, según los datos publicados el lunes por la Oficina Nacional de Estadísticas. En medio de una crisis energética, China ha incrementado la producción de carbón para hacer frente a la escasez de energía, subrayando que la seguridad energética es la principal prioridad del gobierno.

La continua dependencia de Pekín del carbón, que representa más de la mitad de la generación de energía del país, refleja las prioridades contrapuestas del mismo. China ha prometido alcanzar el punto máximo de emisiones de carbono antes de 2030 y lograr la neutralidad del carbono en 2060, al tiempo que aumenta su cuota de consumo de energía no fósil. El presidente chino, Xi Jinping, también ha prometido que su país dejará de financiar plantas de carbón en el extranjero.

Sin embargo, el sábado, mientras más de 200 países negociaban en Glasgow un acuerdo sobre el clima, los delegados de China e India suavizaron el lenguaje del acuerdo sobre la reducción del uso del carbón, proponiendo el término «reducir gradualmente el carbón sin disminuirlo» en lugar de «eliminarlo». Alok Sharma, presidente del evento conocido como COP26, pidió el domingo a ambos países que «se expliquen».

En respuesta, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, dijo el lunes que las diferencias de desarrollo y recursos deben ser «respetadas».

«Antes de pedir a todos los países que pongan fin al uso del carbón, hay que tener en cuenta las necesidades y carencias energéticas de estos países», dijo.

«Animamos a los países desarrollados a que tomen la iniciativa de dejar de utilizar el carbón. Lo que necesitamos no son sólo lemas, sino acciones reales», dijo, según el diario estatal Global Times.

El Primer Ministro británico, Boris Johnson, que afirmó que la cumbre era un «acuerdo que ha cambiado las reglas del juego», mantuvo que el lenguaje diluido no suponía «tanta diferencia». Afirmó que la cumbre seguía siendo el «toque de gracia» para el carbón, según Reuters.

Sin embargo, China ha recibido cada vez más críticas por sus compromisos climáticos, que según los detractores no son lo suficientemente ambiciosos. Xi, que no ha viajado fuera de China desde enero de 2020, no asistió a la cumbre sobre el clima, y Pekín no se comprometió a hacer promesas más ambiciosas, lo que da al país margen para ampliar el consumo de carbón en la próxima década. En sus compromisos climáticos actualizados, Pekín reiteró sus promesas anteriores.

«Creo que la actual escasez de energía en China hace muy difícil que el país se plantee un compromiso más firme sobre la eliminación del carbón», afirmó Yan Qin, investigador asociado del Oxford Institute for Energy Studies.

En respuesta a la escasez de energía, que ha obligado a racionar la electricidad en fábricas y hogares de más de la mitad del país, China ha aumentado las importaciones de carbón y ha aprobado una serie de nuevas minas de carbón. Los reguladores han ordenado a las minas de carbón que amplíen su producción, aumentando su capacidad en 220 millones de toneladas adicionales al año.

Deshacerse del carbón no será una tarea fácil, sobre todo porque la demanda de electricidad aumenta durante el invierno, cuando gran parte del país depende del carbón para la calefacción.

«No hay forma de eliminarlo en 30 años», afirma Yu Lihong, profesor de la East China University of Science and Technology de Shanghai, especializado en energía y economía. «Una vez que llega el invierno, no hay forma de controlar la cantidad de carbón que se utiliza cuando hay que garantizar los medios de vida básicos», dijo.

El carbón ha sido el sustento del auge económico de China, dicen los activistas del clima, un hecho que hace mucho más difícil la actual transición energética.

«Que China deje el carbón es como si un fumador empedernido dejara los cigarrillos. No será indoloro. No ocurrirá de la noche a la mañana. Pero hay que hacerlo», dijo Li Shuo, asesor principal de Greenpeace Asia Oriental.

Noticia tomada de: The Washington Post /  Traducción libre del inglés por World Energy Trade 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJAR RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -spot_img

Minería